¡Estamos en junio del 2017 y este Blog está totalmente activo!

domingo, marzo 01, 2015

El transformador






Hola amigos. Este tema lo he abordado ya en otras oportunidades. El caso es que tengo consultas reiteradas y pues aquí va de nuevo.

Si yo tengo un equipo que funciona a 110 voltios, o 120 voltios y el servicio de electricidad en mi país es de 220 voltios, pues es necesario que emplee un transformador para obtener un funcionamiento correcto y eficiente.

Lo mismo para el caso de si cuento con un equipo a 220 voltios y estoy en una región donde el servicio de red pública de electricidad hace llegar a las casas un voltaje de 120 voltios. Puedo emplear también un transformador. 

En el primer ejemplo tenemos lo que se llama un transformador reductor. En el segundo hablamos de un transformador elevador. 

Un transformador es un dispositivo que puede emplearse de las dos maneras: reducir, o incrementar voltaje. Es decir un mismo equipo cumple con ambas demandas. Lo que hay que fijar con precisión es el modo de conexión. No es complicado hacerlo.

Hay otro detalle a tener en cuenta: la potencia del transformador. Vale decir el tamaño. Recuerdo que asistí a una feria de libro aquí en Lima. En uno de los stands de exhibición se nos invitó a los asistentes a disfrutar un video sobre El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Logré un cupo, pasé, me senté. Se apagaron las luces y comenzó la proyección. Yo estaba ubicado junto al equipo de proyección. Vi que se empleaba un transformador, muy pequeño, quizás de unos 50 watts, que alimentaba a la luminaria foco del proyector. Me dije: Me parece muy poco transformador para un foco que por lo menos demanda unos 500 watts. En fin todo muy bien, pero a los 10 minutos se escuchó un leve: plum, un poco de olor a quemado y fin de la proyección. El pobre transformador sucumbió al esfuerzo. Era de muy poca potencia y se recalentó.

Si usted tiene un equipo que requiere de un transformador, pues el transformador deberá ser por lo menos el doble de la potencia del consumo del equipo. Mejor si es el triple. Por ejemplo tenemos una TV que consume 150 watts, pues usemos un transformador de 450 watts, sino los hay en venta optamos por uno de 500 watts.





Los transformadores son equipos hechos en una carcasa de metal. En su interior tienen un núcleo de hierro y alambre de cobre embobinado al núcleo. Esto generalmente toma temperatura y si el transformador se ha seleccionado bien (el triple de potencia del equipo a servir), pues el calentamiento no se produce. A lo más habrá un ligero entibiamiento, que en nada es perjudicial.

Hasta aquí llego por hoy amigos




Carlos Torres, especialista en acumulación de energía (pilas y baterías), planos eléctricos, mantenimiento eléctrico doméstico e industrial. Móvil 996583864 (24 horas al día)

No hay comentarios.: