¡Estamos en febrero del 2017 y este Blog está totalmente activo!

sábado, agosto 11, 2012

Leer


 
Fuente: Web Radialistas
Viajaba yo en un bus. Alcancé asiento. Un joven se sentó a mi lado. Saqué un libro. Mi compañero de viaje, me dijo: "veo que le gusta la lectura"... yo le dije: Si. El otro agregó: "¿Cuánto tiempo se demora en leer un libro? ¿Ha pensado en un método para acelerar su lectura?"... inmediatamente, me ofreció un sistema súper veloz que me garantizaba terminar un libro de 200 páginas en 1 hora.

Le dije: Me gusta leer. Leo por el puro gusto de hacerlo. No soy una máquina procesadora de textos. Me gusta leer artesanalmente, con sus paradas y aceleros. No puedo disfrutar un libro, si al leerlo, lo hago como quien manufactura.


Fuente: Revista Debate pag. 60.
Número 91. Diciembre de 1996
Mi mamá gustaba también de la lectura. Digo gustaba, porque ahora ella está ya en el mundo espiritual. No terminó la primaria, y siempre hacia esfuerzos en su economía para procurarme libros o revistas. Mi mamá leía y leía. Se pasaba tardes enteras. Comentábamos lo que mutuamente íbamos aprendiendo. Ella cayó enferma y comenzó a perder la visión. Así que le buscaba libros con letras grandes. Después perdió fuerza en los brazos, así que encontré textos tipo tríptico, como eran antes los silabarios. Mi mamá terminó leyendo entonces, narraciones cortas, y lo mejor, seguíamos comentando.

Cuando uno lee, puede... viajar sin moverse. Puede aprender... disfrutándolo. Puede amar... digo, a la vida.
 


Saludos.

No hay comentarios.: