¡Estamos en diciembre del 2017 y este BLOG está totalmente activo!

domingo, abril 12, 2009

Líneas de Nazca

Buen día amigos.

Uno de los temas que me apasiona de la historia del Perú, es el de las Líneas de Nazca. Espero dentro de poco poder hacer algo para contribuir a su difusión. Sobre todo, el crear conciencia para que este legado de nuestros ancestros pueda conservarse. Fatalmente, en mas de una ocasión la noticia ha sido que algunos camiones cruzan la pampa en su afán de no pagar un peaje. El paso de estos camiones, deja huellas en la superficie de la pampa, que deterioran los dibujos de los Nazcas.

La siguiente es la transcripción de una carta escrita por la Doctora María Reiche en noviembre de 1992. La Doctora Reiche, fue una científica alemana, que dedicó su vida al estudio y conservación de las Líneas de Nazca. La carta está contenida en el libro: Contribuciones a la Geometría y Astronomía en el Antiguo Perú. Epígrafe SA Editores. Lima, 1993.


Nazca, Noviembre de 1992

Desde que en el colegio vi el mapa del Perú y en él, el lago Titicaca, en el primer Atlas que llegó a mis manos, la ilusión de viajar a este maravilloso país se convirtió en un sueño que me acompañaría durante mi infancia y mi adolescencia.

Este sueño se hizo realidad años después y aquí he pasado más de cincuenta años, especialmente en Nazca. En el Perú encontré hospitalidad. Un inmenso regalo. Increíble. Cuando tomé el tren hacia el Cuzco, todo el viaje lo pasé en la plataforma, de comienzo a fin, viendo al aire libre estos lindos paisajes. Ese fue el primer regalo que me dio el Perú. Todo se desarrolló desde entonces. Mi vida raras veces ha sido dura, porque yo tenía que cumplir mi destino.

Es así que durante todos estos años me he dedicado por completo al estudio de las lineas y figuras en el gran tablero de las pampas de Nazca desde que, en 1941, el Dr. Paul Kosk me sugiriera estudiarlas. Dada mi formación en las ciencias matemáticas y por la naturaleza y función que en mi opinión tienen estos dibujos, he desarrollado mis estudios e investigaciones bajo la óptica de esta disciplina.

Sin embargo, considero que hay algo que es importante mencionar. Es el hecho que en forma paralela, directa o indirectamente, mientras realizaba mis investigaciones, fui aprendiendo mucho acerca de la cultura andina, en especial de la nasquense, la pasada y la presente. Conocerla y valorarla se convierte en una ventaja importante para quien pretende develar el secreto de las pampas. La gente aquí es muy buena observadora de la tierra y del firmamento. Y no solo se trata de la historia de este pueblo , sino también de su idiosincrasia y su filosofía de vida, sus inquietudes y sus limitaciones, su lucha contra la naturaleza adversa y sus logros, la armonía en su arte y dedicación a la ciencia y a la ingeniería.

Yo no creo que sea posible iniciar un estudio serio de las figuras y lineas de la Pampa sino se cuenta con esta vivencia enrriquecedora, conjugada con la experiencia científica que despierta en el investigador otros interese que le otorgan una ventaja innegable.

De la observación de estos dibujos se puede llegar a las más variadas especulaciones. De hecho ha sido así. Creo también que limitar su estudio al aspecto arqueológico sería establecer parámetros innecesarios a un documento del pasado que podría darnos una visión más amplia y distinta del desarrollo de una cultura importante como Nazca y en mi concepto de un pueblo con una inteligencia superior . Desconocer su aptitud especial para dominar el espacio y el tiempo nos ubicaría en el campo del prejuicio. Los Nazca podían insertarse en el curso de la astronomía, podían ver los movimientos de los cuerpos celestes y saber exactamente cuándo comenzar con los sembríos y cuando cosechar.

Los resultados y conclusiones a los que he llegado se han basado siempre en la observación, en la medición y en el registro minucioso de las líneas y figuras completadas con hipótesis de trabajo que racionalmente no escapan al rigor científico pero que, en todo caso, contienen una dosis de intuición como resultado de la larga y continuada convivencia con los habitantes de Nazca. Y creo que no podría ser de otra manera. Como alguna vez he mencionado, aunque se pueda tener diferentes opiniones sobre los dibujos y su significado, una cosa es cierta sin embargo, y es que la existencia de las figuras demuestra que los habitantes de la costa peruana había una vez alcanzado un nivel cultural insospechado. El Proceso de planear y convertir una escala a otra necesita de una mente capaz de formar conceptos abstractos y de una facultad de razonar que debe haberse encontrado en por lo menos una parte de la población y que no podía esperarse de un pueblo primitivo. Tenemos que dejar a un lado, por el momento, el estudio de aquellos elementos que constituyen la esencia del arte primitivo, es decir, totemismo, religión y magia, ritos y ceremonias, y dedicarnos a estudiar los medios y métodos empelados por los autores de los grandes dibujos. Debemos tratar de penetrar en sus mentes y seguir su lucha por la perfección y los caminos emprendidos para lograrlo.

Hay que decir que esta gente con gran inteligencia y visión estudió su ambiente y encontró un sitio -que la naturaleza parece haber preparado para servir como un inmenso tablero- en el que pudieron trazar enormes dibujos que hasta ahora no se han borrado.

Las actuales variaciones climáticas en la zona y el turismo descontrolado han dado como resultado que muchas marcas hayan sido destruidas. Aún falta mucho por hacer, antes que el significado de cada marca sea explicado, y esto será imposible si el desierto es dañado o destruido. La superficie es muy frágil. Desde mi primera visita a Nazca he solicitado protección para este desierto histórico. la gente que vivió hace mucho tiempo dejó un documento único que considero constituye un capítulo esencial en el desarrollo de la mente humana. No hay nada igual en ninguna parte del mundo.

Quisiera, por eso, que este libro contenga un mensaje a los nasquenses, de cuyo pasado debemos hacer justicia porque también pertenece al futuro. Ahora estamos en un desequilibrio y no sabemos si el mundo va a terminar mañana o dentro de un millón de años. La vida está compuesta de política y religión y entre estos dos extremos tenemos que encontrar un camino que puede ser largo y derecho o sinuoso. Tratemos de poner el mundo en una plataforma de justicia, de derecho y bienestar para las grandes masas, que nadie quede privado de su derecho a la vida y a una vida agradable. Todo el mundo debe tener iguales derechos. Yo quiero, con mi obra, ser un instrumento para eliminar las injusticias y para que los peruanos -que son gente de cualidades culturales, morales y físicas especiales- recuperen su propia estimación. Yo les digo: Yo soy chola, porque me siento a veces más unida con los cholitos y sobre todo ahora que tengo la nacionalidad peruana.

María Reiche



Saludos Amigos, espero sus comentarios.
Carlos el baterillero

No hay comentarios.: