¡Estamos en febrero del 2017 y este Blog está totalmente activo!

viernes, abril 11, 2014

Carga con lámparas incandescentes


La Fig. 103 representa esquemáticamente una instalación de esta clase. Se saca una derivación de la línea de corriente continua y se conecta a un tablerito con dos fusibles y un interruptor bipolar; de los dos conductores, uno pasa al amperímetro y de ahí a otros dos fusibles de seguridad; el otro conductor va al tablero de las lámparas, de donde se conecta a un extremo de la cadena de baterías en carga.

Las lámparas pueden ser de filamento metálico o de carbón. Las primeras consumen, aproximadamente, un vatio por bujía, y las de filamento de carbón, 3.5 vatios por bujía; de aquí que se emplean más estas últimas en los tableros de carga. En todos los casos, las lámparas deben ser adecuadas a la tensión de la línea, es decir, para el mismo voltaje; conectadas en serie, dos lámparas de 110 pueden conectarse a una línea de 220 V, porque las tensiones se suman en este caso (resistencias en serie).

Para calcular la intensidad que deja pasar una lámpara según la tensión que se aplica a sus bornes, y su número de bujías pueden aplicarse estas fórmulas:

Amperios = Vatios / voltios

Para las lámparas de filamento de carbón, a 3.5 W por bujía:

Intensidad = (3.5 x bujías) / Tensión aplicada

Advertencia.- Conviene tener en cuenta que las lámparas consumen la intensidad correspondiente a su número de bujías, siempre que se aplique a sus bornes la tensión adecuada, por ejemplo, 110 voltios, o 220 V en las lámparas fabricadas para funcionar a estas tensiones. Cuando se utilizan para cargar baterías esto no es cierto porque actúa la contra tensión de los elementos en carga y por consiguiente sólo se aplica a los bornes de las lámparas la diferencia entre la tensión de la línea y la contra tensión de las baterías que se están cargando: Por ejemplo, si con una línea de 220 voltios se están cargando, en serie, 20 baterías de tres elementos cada una, y ofrecen una contra tensión de 2.6 voltios por elemento, la lámpara (o el reóstato) no recibe la tensión de 220 voltios sino:

Tensión real = 220 V - contra tensión de la batería

Los 60 elementos ofrecen una contra tensión de:

Contra tensión de la batería = 2.6 x 60 = 156 voltios

Por lo tanto, la tensión aplicada a los bornes de las lámparas del tablero no será de 220 V sino de:

Tensión de las lámparas = 220 - 156 = 64 voltios

Conviene tener esto muy en cuenta y guiarse solamente por el amperímetro, único indicador del régimen verdadero a que se efectúa la carga.






Fuente: La literatura se obtuvo del libro: Tratado Práctico de ACUMULADORES ELÉCTRICOS del Ing. Agustín Riu. Año de edición 1958

No hay comentarios.: