¡Estamos en junio del 2017 y este Blog está totalmente activo!

jueves, diciembre 05, 2013

Acumuladores para: Aviones, Tracción y Vehículos eléctricos


Acumuladores para aviones.- Estas baterías se caracterizan por tener una cámara de aire en su parte superior que evita se derrame el electrolito, cualquiera sea la posición del avión: la fig. 71 ilustra esa cualidad, representando tres posiciones distintas y, en cada una de ellas, la batería sin que derrame el líquido. En posición normal, queda arriba la cámara de aire; navegando de lado (2) la abertura de los tapones impide que salga el electrolito; volando invertido (3) tampoco sale porque la abertura de aire de los tapones lo impide.




Estas baterías acostumbran a tener seis elementos; la tensión, bien cargados, de algo más de doce voltios y su capacidad entre 120 y 180 Ah., según los modelos. Las placas son de tipo sintético, fabricadas con rejillas y separadores de madera. Estas baterías que son siempre cuidadas por manos muy expertas, trabajan con densidades de 1300 a plena carga: su misión principal es asegurar la ignición de la mezcla (en los aviones que no se efectúa con magnetos) y alimentar las líneas auxiliares que requieren una tensión muy constante,. La Fig. 72 representa una batería de 12 voltios, del tipo usado en los aviones más modernos, y la Fig. 73 un detalle del tapón.







Acumuladores para tracción pesada.- Existen locomotoras de ferrocarril, así como camiones de gran tonelaje, etc., que utilizan como fuente de energía una batería de acumuladores de gran capacidad en Amperios-hora y de construcción apropiada al trabajo rudo que efectúan: generalmente son baterías de 5 unidades, de 16 voltios cada una, y una capacidad de 1080 Ah.

Acumuladores para automóviles eléctricos.- Estos vehículos son un valiosísimo auxiliar para el transporte de sustancias alimenticias: panaderías, fruterías, productos de granja, hielo, periódicos, etc. Si el recorrido total diario es del orden de unos 100 km., son muy, pero muy superiores a los automóviles a gasolina: sus frecuentes paradas para repartir los productos y cortos recorridos hacen que esta clase de coches sean preferidos. La batería es de unos 200 Ah y se aloja en la parte inferior del vehículo. Son simplísimos de manejar; todo queda reducido a un reóstato que gradúa la intensidad de la corriente del motor eléctrico que acciona las ruedas traseras: la manija del reóstato se coloca junto al volante de dirección.

Estas baterías se cargan sin moverlas del vehículo, para lo cual ya tienen un enchufe adecuado que se conecta mediante un cable de dos conductores de gran sección, a los bornes de carga en el garaje; gracias a esta disposición mientras el vehículo está almacenado en las horas que no trabaja, la batería se carga. 

Raras veces se saca la batería del electromóvil; son instalaciones muy bien hechas y si están bien cuidadas, duran muchos años, amortizando varias veces su costo en comparación de los múltiples gastos que no tienen los camiones y automóviles pequeños, destinados al mismo uso.  


Fuente: La literatura se obtuvo del libro: Tratado Práctico de ACUMULADORES ELÉCTRICOS del Ing. Agustín Riu. Año de edición 1958

Saludos amigos


No hay comentarios.: