¡Estamos en agosto del 2017 y este Blog está totalmente activo!

domingo, diciembre 08, 2013

María Reiche


Era un sábado por la tarde. A las cinco, Yo en la calle Malambito, en esa que llega a La avenida La Colmena, cerquita de la Universidad Villarreal, iba mirando libros de los que los usados allí venden. Alguien coge un texto de tapas rojas y lo palmea como sacándole el polvo. El palmeador mientras hojeaba el libro expresa: “Dame un libro para ganar plata. El resto son huevadas.” El vendedor  no respondió. El tipo soltó el libro y se marchó. 

Yo levanté el rojo ejemplar. Era una biografía de la doctora María Reiche, la astrónomo y matemática alemana quien dedicó su vida al cuidado de las Líneas de Nazca. Allí mismo, me senté en un banquito de madera y a leer…  María llegó al Perú en 1939, partió de su natal Alemania para encargarse de la tutoría de los dos hijos de un matrimonio peruano-alemán que residía en el Cuzco. Ella les enseñaba biología, geografía y matemáticas de una manera muy especial. Gustaba de dar largos paseos en el campo mientras impartía las clases. En una de esas salidas, tuvo un accidente: la espina de un cactus le penetró uno de sus dedos. No le prestó importancia. Al poco tiempo la herida se infectó. Un médico diagnosticó: la herida es muy severa para evitar que la mano se pierda es mejor extirpar el dedo. Y así fue. Luego de la operación, pudo recuperarse.

Debido a una decisión de la madre de los niños, la doctora Reiche fue despedida. Ya en Lima se empleó como traductora para el historiador Julio C. Tello. Conoció también a otro historiador, el señor Paul Kosok, quien le dijo: María yo debo volver a mi país y ya que usted se queda en el Perú, le sugiero que estudie unos dibujos muy raros que he visto en las pampas de Nazca al sur de Lima.

Un día, María Reiche, con el poco dinero que había logrado juntar, compró dos docenas de escobas y veinte plátanos. Se subió a un bus y partió para Nazca. Pidió que el vehículo se detuviera en la carretera. Ella bajó con sus escobas y se instaló en medio de la soledad de esa pampa. Durante muchos años María barrió la extensión de la planicie y salvó para la humanidad el legado de los antiguos Nazcas.

Trabajaba en solitario. La apodaron: La loca de la pampa.

Logró contar con el  auxilio de un bimotor. María se hizo sujetar con cuerdas a una de las alas y en las piernas se acomodó una cámara fotográfica de alta resolución, que el instituto de aerofotografía le prestó. Partió el avión. Era el primer sobrevuelo sobre Nazca. El piloto la noche anterior había estado en una fiesta de bautismo,  donde brindó y brindó. El avión hacía subidas y bajadas repentinas y María allí. De pronto vio algo que la estremeció. Era un dibujo hecho por los Nazcas.

El gigantesco dibujo que vio fue el de un Mono, que mostraba su cuerpo, sus patas, y la cola en espiral. Pero lo que le impactó a María, fueron las manos del Mono. En una de ellas tenía cinco dedos, pero en la otra solo cuatro. Ese mono tenía falto un dedo: ¡Al igual que ella!

Dios, Los Nazcas, El destino, el azahar, no se sabe, habían determinado que María tuviera ese encuentro. Era la tarea que los Dioses Nazca le tenían reservada.




(FIN)

No hay comentarios.: