¡Estamos en febrero del 2017 y este Blog está totalmente activo!

lunes, marzo 10, 2014

El Cocuyo y las Estrellas




Este era un Cocuyo muy pequeñito. Durante las noches gustaba de mirar al cielo para ver a las estrellas. El decía: "Las estrellas son mis hermanas. Que lindas lucen, todos las admiran. En cambio mi luz es muy pequeñita y se pierde en la inmensa oscuridad de la selva."
Una noche el cocuyo sintió tanta envidia de las estrellas que decidió echarse a volar para alcanzarlas, y para esto preguntó a una sabia ardilla la manera de poder llegar a las estrellas. Esta le respondió que no sabía de algún camino que llevara al cielo, pero le señaló un inmenso árbol y le sugirió que se suba a su rama más alta, de seguro esta debe estar ya cerca del cielo.

Muy alegre el cocuyito se echó a volar en dirección al árbol. Revoloteando llegó hasta la rama más alta, solo para comprobar que desde allí, las estrellas se veían todavía muy lejanas. El Cocuyito, comenzó a llorar: "Nunca podré ser una estrella."


Su llanto no hubiera acabado a no ser porque un pequeño gorrioncito le decía a su mamá: "Mira mamá, una estrella se ha posado en la rama, arriba de nuestro nido."

El Cocuyito se estremeció de contento. El también podía ser una estrella. De esta manera dejó de envidiar a las estrellas, y todas las noches iba a encender su lucecita sobre el nido de los gorriones.

-Mira mamá, ya se prendió nuestra estrella (dijo el gorrioncito)
 
El cocuyito se sintió feliz toda su vida.



El Cocuyo, insecto luminoso




Cuento original de Renato Agagliate, venezolano.

No hay comentarios.: