¡Estamos en agosto del 2017 y este Blog está totalmente activo!

domingo, junio 28, 2009

Corazón Valiente

BRAVEHEART

Hola amigos...a ver como me sale este post...espero que de película.

Mel Gibson es uno de los actores que vengo siguiendo desde que se estrenó: Mad Max...recuerdo haber visto esa película en el cine Unión, que quedaba en la llamada Plaza Italia, en el Cercado de Lima.

Corazón Valiente
Gibson es el protagonista y a la vez director de este film, que ganó cinco premios Oscar incluido el de Mejor Película Extranjera, en el año 1996.

La música fue compuesta por James Horner, estadounidense quien logró el Oscar por la banda sonora de Titanic.

Lectores de energicentro, confieso que escuchar la música de la película, me transporta siempre a un paisaje de bosques, disfrutando del rocio matutino.

El argumento del film, es la gesta de William Wallace (Mel Gibson) heroe escocés que luchó por la independencia de su país, haciendo frente al sanguinario rey inglés Eduardo I, apodado el "piernas largas".

Amigos hay dos escenas de esta película que me impactan y conmueven. Que generan en mi, una serie de adjetivos: grandioso, hermoso, brillante, fabuloso etc. Son los eventos que deseo compartir:

La Batalla de Stirling (1297)
Están frente a frente los dos ejércitos. El del rey de Inglaterra y el de Escocia. Este último maltrecho y desarrapado, conformado por granjeros que son obligados a pelear, ya que sus amos los caballeros de Escocia, son los dueños de las tierras que ellos trabajan.

Los caballeros escoseses, se preparan a negociar...es decir a sacar la tajada que los mantenga a ellos en sus status, importándoles nada la independencia de su país...es digamos, el juego político de los intereses.

Los ingleses despliegan su poder, marchan con marcialidad y exhiben una poderosa caballería, arma decisiva de la época para lograr la victoria. Los granjeros escoseses se impresionan, el ejercito pierde la moral y comienza el desbande. Aparecen unos jinetes capitaneados por Wallace...los de Escocia, miran al recién llegado, algunos se descubren, es William Wallace dicen.

Wallace, se dirige a su compatriotas y les dice que podrán quitarles todo, menos su libertad. Que podrán huir y vivirán, pero les invita a preguntarse si después de muchos años, en su lecho de muerte, no llegarán a imaginarse que les gustaría cambiar todos esos días que vivirán, por solo una oportunidad...una sola oportunidad, de retornar en el tiempo y regresar a Stirling y pelear ¡por su libertad!

El Ajusticiamiento de Wallace
Prendido Wallace debido a una traición, es juzgado y condenado a muerte. Le prometen una rápida ejecución si pide piedad y se inclina ante la autoridad del rey.

El día de la ejecución, es entrado a la plaza. La chusma lo pifia y le lanza cascaras, desperdidicos, basura. El ejecutante ordena a Wallace: Inclinate ante tu rey...Wallace, mira al pueblo, este lo sigue gritando...en medio hay un niño de mirada brillante...parece que el niño le sonrie...Wallace se niega a reconocer al rey...vuelve a mirar al niño...tal parece se establece entre ellos una comunicación.

Wallace, al aceptar el poder del rey, traicionaría su lucha, y la de todos los que creyeron en el. Sería una mala escuela, aun para aquel niño inglés que entre la turba lo miraba. Y es que Wallace, no solo peleaba por la independencia de Escocia, su lucha era por la libertad del ser humano.

El verdugo se ensaña y Wallace es torurado...mientras tanto el rey, está al borde de la muerte, y ha declarado que aunque moribundo, se resarce sabiendo que sobrevivirá a Wallace.

La turba se conmociona, los gritos de abucheamiento, han dado paso a clamores de piedad para el ajusticiado. Son los minutos finales...Wallace, va a decir unas palabras. El ejecutante inglés, anuncia: "El reo, va hablar"...el pedido de piedad, de seguro se imagina...el rey, está en cama, viviendo sus últimos estertores, pendiente del pedido de piedad del reo y por tanto del evento que sella su victoria real.

Wallace, toma un repiro y exclama: ¡Libertad!

Amigos la película me hizo también pensar en la belleza de la sonoridad de las palabras. En otra ocasión comenté que es más mágico...si cabe la expresión el: I Love You, ya que la acción Love (amor) engancha a los sujetos I y You...digo expresión más magica que la dicha en castellano: Yo te amo...sin decir que en castellano, no tenga también poesía.

En cambio en Inglés, la palabra Libertad es Freedom...pero en mi opinión, Libertad, tiene más sonoridad que su similar expresión en inglés.

Dicen que esta película encendió el patriotismo de los escoseses y que era común la forma de celebración con la que el público concurría a las salas de cine.






Amigos, hasta aquí llego...por hoy

Saludos
Carlos el baterillero

3 comentarios:

Juan dijo...

Hola Carlos, pues ya visito tu blog como me invitaste a hacerlo. Lo que siento es qu al ser de letras, lamentablemente no entiendo nada de tecnología ni de ciencias. Por ello sólo decirte que Stirling, donde la batalla, es un lugar muy pintoresco, que visité en 1989. Allí hay unos paisajes verdes y espectaculares de la vieja y dulce Escocia. También está el castillo del regimiento escocés de gaiteros de ejército británico que sale en las películas, símbolo dl imperialismo británico: cotra los zulúes, los hindúes, etc, etc.
Saludos y seguimos intercambiando conocimientos.
Juan.

Carlos el baterillero dijo...

Buen día Juan

Gracias por la información, también por la visita.

Llevo ya mas de veinte años en lo de las baterías y lo que escribo en el blog es parte de la experiencia que adquirí.

Saludos
Carlos el baterillero

Juan dijo...

Por cierto, en el blog de Arturo hablas de Madre Patria. Yo nunca lo uso, pues está especialmente fuera del tiempo. 200 años después de la Emancipación no se pude seguir con ese tono paternalista que no gusta ni a Latinoameicanos ni a españoles, máxime cuando las relaciones deben de ser d país a país entre iguales. Eso de la Madre Patria se usaba en la dictadura tan terrible que hubo en España entre 1936 y 1975. Por ello en España ya no se usa ni en los institutos de secundaria. Cuando voy a Perú, ni se me ocurre usar ese término.
¡Ah! y gracias por tutearme, eso de llamarme de usted me recuerda al absolutismo. En la Suecia ultrademocrática de los años 70 y 80, el entonces primer ministro Olof Palme, prohibió llamar de usted en el país.
Un saludo Carlos, y si publicas cosas de historia me avisas, porque de baterias ná de ná.