¡Estamos en agosto del 2017 y este Blog está totalmente activo!

martes, noviembre 19, 2013

Precauciones sanitarias - Parte 2


Las salpicaduras de ácido, o simplemente electrolito, estropean la ropa quemándola. Se evita este inconveniente lavando rápidamente la parte dañada con un trapo empapado con amoniaco puro: la acción del ácido queda rápidamente neutralizada.

Botiquín de urgencia.- En todo taller de acumuladores eléctricos es indispensable que hay un equipo que contenga los elementos necesarios para poder socorrer a las personas que hayan sufrido heridas, en la piel o los ojos. Estos elementos son los siguientes:

1 frasco de dos litros con agua destilada.
1 frasco de 1 litro con agua destilada y una solución de bicarbonato de sosa al 30 por 1000 (30 gramos en un litro de agua).
1 frasco con 100 gramos de aceite puro de oliva.
1 paquete de algodón hidrófilo.
1 paquete de vendas esterilizadas.


El aceite de oliva se utiliza para aplica una gota al ojo que haya sido dañado, después de haberse lavado previamente con agua y la disolución de bicarbonato. 

Recomendación final.- El trabajar y manipular acumuladores (aunque solo sea su carga, estaciones de servicio etc.), es una tarea muy peligrosa para la salud. Cuide las indicaciones dadas anteriormente, y siempre que pueda, lávese las manos con agua y tenga bien limpias las baterías (cajas, terminales, tapas, etc.), usando un trapo bastante empapado de amoniaco puro primero y otro co agua después. Los terminales de conexión para la carga, aparatos etc. Téngalo todo bien limpio siempre, cuidando que el local donde se hace todo este trabajo esté muy bien ventilado, con aspiradores que activen la circulación del aire: debe extremarse esta precaución debido al elevado porcentaje de tuberculosis que produce la industria de las baterías eléctricas, si no trabajan los operarios en condiciones higiénicas excelentes y no se toman las debidas precauciones de limpieza personal.

Nota del redactor de Energicentro: tengo mis reservas en lo referente a la tuberculosis a la que se refiere el ingeniero Riu. 

Fuente: La literatura se obtuvo del libro: Tratado Práctico de ACUMULADORES ELÉCTRICOS del Ing. Agustín Riu. Año de edición 1958

Saludos amigos


No hay comentarios.: