¡Estamos en diciembre del 2017 y este BLOG está totalmente activo!

domingo, diciembre 06, 2009

Chistes, Comic
Historietas, TBO

Hola amigos. De niño gustaba de leer revistas graficadas, llamadas: Chistes... así les decíamos. Ya de mayor, me entero que esos "chistes" tienen el nombre de Historietas...  o sea, que no llegan a la altura de las historias ¿Será por su formato de presentación? ¿Por el tema que tratan? ¿Por la rigurosidad de como es presentado el argumento?



(Grandes Viajes, MCMLXV by Organización Editorial Novaro SA Mexico, Tomo IV, Libro Comic. Año de impresión 1973)


De grande también me enteré, que se les conoce como: Comics. Debe ser una palabra de origen inglés. El comic, lo relaciono más con los personajes tipo superheroes. Yo era digamos "adicto" a Supermán, Linterna Verde, Red Ryder etc. En España, los Chistes recibieron el nombre de TBO o teveos. Se publicaron según wikipedia de entre 1917 hasta 1998.

El chiste, que era como llamábamos a las revistas con gráficos aquí en Perú, eran publicaciones con relatos. La temática era variada: Historia, Biografías, Descubrimientos Científicos, Viajes, Leyendas, Mitología, Vidas de Santos, Inventos y Superheroes. Los chistes, eran de aparición periódica. Unos eran mensuales y otros semanales.

Muchos chistes, venían con los dibujos a todo color. Otros en cambio, con las gráficos en color sepia (tono amarronado): "El Charrito de Oro", "Leyendas de Guanajuato". Recuerdo también unas ediciones, que tenían los dibujos en color gris. Hoy, en nuestro medio, se publican diría yo: heroícamente, historietas, tipo fanzine, que se editan con dibujos en carboncillo.


(Vidas ilustres. Año VI, No 67. 1 de agosto de 1960. Editorial: Ediciones Recreativas SA de Organización Editorial Novaro)

Yo, saliendo del colegio, muchas veces caminaba por las calles de Surquillo, unas quince cuadras hasta la esquina de los jirones Gonzales Prada y Dante, junto al cine Leoncio Prado. Ese era el paradero de los buses Linea 4, que se iban a Chorrillos. Esos me llevaban, así que mi disculpa era esperar el bus y mientras tanto, leía chistes por alquiler... a veces, perdía la noción del tiempo y pasaban varios buses linea 4... yo seguía sumegido en las aventuras de Krisnar, un heroe hindú, quien tenía que llegar a unos nevados al norte de la India... allí debía encontrar una cura para su mal... leí creo unos ochenta krisnares... no se en que terminó la historia... es que el año escolar acabó y ya no había excusa para esperar el bus 4 en la esquina del cine Leonico Prado... al año siguiente, cuando regresé, ya no había krisnares, no habías comics, no estaba ya el alquilador de chistes, solo quedaba el cine... hoy, ni el cine.

¿Son un arte los chistes?... yo digo que si... daban gran disfrute... eran sana diversión... uno se entrenaba en la lectura y en la narrativa, ya que se podía compartir con los amigos las historietas que se iban leyendo. También se aprendía. Yo conocí a Herodoto y su libro sobre viajes, por los chistes. Me sabía los nombres de los dioses griegos, mayas y normandos, gracias a  "Joyas de la Mitología", título de la serie de chistes que trataba esta temática. Recuerdo haber sido destacado alumno en el curso de Historia Universal... mi fuente bibliográfica, era: El Chiste.

Más de una vez, mi mamá, me llamó la atención... dedicaba yo en su opinión, mucho tiempo a la lectura de chistes. Ya de mayor, buscaba para mi mamá, algunos historietas. Leyó El Quijote, en versión de chiste. Ella me compartía sus lecturas. Me contaba, como El Quijote peleaba con los Odres de Vino y el líquido rojizo que de ellos iba saliendo, a medida que el hidalgo los atravezaba con su espada, era nada menos que la sangre de unos supuestos monstruos.



(Revista "Historias Gráficas". Edición No 4 "Ñañ Lamp y El Fabuloso Chimú Imperio de Oro". Editorial: Historias Gráficas del Perú SA, año 1966)


Amigos, esperaba compartir una de las historietas que guardo con mucho aprecio: "La Vida del doctor Pedro Curie", descubridor junto con su esposa la señora María Skolodowska del elemento químico del Radio. Lo dejaré para otro post. Este ya excedió en extensión, a la que tenían los chistes: trentaidos páginas, aunque habían unos en edición especial de sesentaicuatro.

Saludos, buen domingo y mejor lunes... Dios vaya con Ustedes.

1 comentario:

Arturo Gómez Alarcón dijo...

Qué gratos recuerdos Carlos. Yo también leí algunos "chistes" en la década del ochenta. Recuerdo que en los noventa todavía había kioskos en el Parque Universitario donde alquilaban muchas historietas, pero solo ingresé un par de veces.

Saludos.