¡Estamos en febrero del 2017 y este Blog está totalmente activo!

miércoles, septiembre 19, 2012

La Travesía

Carretera: Cerro de Pasco - Canta - Lima



Portada del libro La Travesía de:
César Pérez Arauco. 
Impreso en 1985 en Grafi SA


Hola amigos de Energicentro. Este es un post de un tema netamente peruano. Quizás a los lectores que nos visitan del exterior les resulte muy ajeno. Mi deseo es compartirles la historia de una gesta realizada por heroícos hijos de Cerro de Pasco, allá en el año de 1925.


Bosque de Piedras de Huayllay. Fuente: Wikipedia.


Para viajar por carretera de Lima hacia Cerro de Pasco, se disponía únicamente de la llamada Vía Central. Esta partiendo de la capital, llegaba a Chosica, de allí a La Oroya y enrumbaba hacía Cerro Pasco a través de la Pampa de Junín. Cuando esta carretera quedaba interrumpida por efecto de los deslizamientos de tierra (huaycos), pues no había manera de llegar en vehículo, y para los viajeros, solo quedaban los caminos de herradura a lomo de bestia.



Cordillera de La Viuda. Fuente: Wikipedia. Web: 123people. es


En el año de 1925 el gobierno central, estaba construyendo la vía de Lima a Canta. Entonces don Santos Cuadrado y Pérez propone construir un camino carretero de Cerro de Pasco a Canta, pasando por la cordillera de "La Viuda". Para esto se constituyó un comité de gestión que solicitaría al Presidente de la República, la ejecución del anhelado proyecto. Luego de que se realizaran los estudios de factibilidad, la respuesta del despacho presidencial fue: "¡Es imposible que un carro pase por 'La Viuda' ! ¡La idea es una verdadera locura!

Don Santos, conocedor de la cordillera y que varias veces la había atravezado a lomo de mula, sostiene que si es posible que los carros puedan cruzar aquellas soledades, y lanza entonces la idea de efectuar un raid automovilístico que partiendo de Cerro de Pasco, llegue a Lima cruzando "La Viuda" y la ciudad de Canta.


Los heroes. En primera fila, don Santos Cuadrado y Pérez. 
Juan Manuel Beloglio, conductor. En 2da. fila, don Teobaldo Salinas, 
don Manuel Oyarzábal y el cronista don Gamaniel Blanco Murillo. 
En 3ra. fila, Asunción Cornejo, Isidoro Delgado y Antonio Beloglio


Se forma el equipo que acometerá la empresa:

Mediante contrato ante notario, Manuel Oyarzabal y Teobaldo Salinas, asumen la responsabilidad del reto. Ellos convocan a otros vecinos de Cerro de Pasco y se completa el equipo con: Juan Manuel y Antonio Beloglio, Asunción Cornejo e Isidoro Delgado. Usarían para el trayecto un FORD T, modelo 1915 de color rojo. Se comprometían a llegar a Canta el 1 de noviembre. Don Santos ofrece 25 libras de oro para solventar la empresa, mas 10 libras adicionales como premio.

El contrato firmado especificaba: " Se entiende por raid la forma en que el carro saldrá de esta ciudad y llegará a Lima piloteado por el chofer, sin admitirse otra forma de locomoción."


Día de partida: 25 de octubre de 1925

A las siete de la mañana, se da la partida. Todo el pueblo acude a despedir a sus raidistas. Se coloca una bandera peruana sobre el soporte del parabrisas. Don Teobaldo grita: ¡Adelante!, y comienza el recorrido.

Siempre dan pena los que se quedan
siempre dan pena los que se van

Los que se van, se van muy tristes
los que se quedan, quedan llorando.

Siempre dan pena los que se quedan,
siempre dan pena los que se van.


El FORD T, va hacia Colquijirca, para después llegar al camino afirmado de Huayllay. Cruzan el Bosque de Piedras, lugar lleno de curiosos perfiles petreos que el viento a lo largo de los años ha venido forjando. Ya en el pueblode Huayllay, son recibidos con algarabía. El alcalde les da la bienvenida. Todos están emocionados, y enarbolan banderitas peruanas. Luego de un almuerzo de agasajo, los raidistas continúan su viaje. 

A partir de aquí, deben buscar el mejor derrotero. No hay vía trazada, solo pedregales, grandes peñascos y caminos de herradura. La bandera flameaba al viento, engalanando al coche. 

La ruta los enfrenta a una escarpada pendiente deben superarla usando sogas y pértigas. Las ruedan giran sin provocar la tracción. Una copiosa lluvia se desata, y eso les hacía mas dificil la empresa. Logran llegar a la cumbre totalmente empapados con el agua penetrándoles por cuellos y mangas. Desde lo alto, distinguen las luces de un campamento minero. En total oscuridad, arriban al lugar. Los mineros no pueden creer lo que están viendo: Un carro, y a esas horas:

-Bienvenidos a nuestro campamento. Es increible lo que estamos viendo.
-¿Dónde estamos exactamente?, preguntan los raidistas.
-En Pampa alegre -es la respuesta-

Los anfitriones preparan humeante café y una cena. Los expedicionarios disfrutan de un merecido descanso.


Días 27, 28  y 29 de octubre:

Partieron de madrugada. Los hombres de la mina, les entregaron un atado de coca, una cajetilla de cigarros "Nacional" y una botella de cañazo. Tomaron dirección hacia el oriente, rumbo a Lima según la brújula. 

Con el uso de tablones, atravezaron unas acequias de agua helada. Vino una ventisca y comenzó a caer nieve. Los raidistas se refugiaron en el auto, y acurrucados esperan a que llegue mejor tiempo. La noche los sorprende. Al amanecer del día 28, descubren que todo el paisaje se había vuelto blanco debido a la copiosa nieve. Por precaución, esperarían a que el sol derritiera el hielo, para hacer mas seguro su trayecto. Llegó la noche, a esperar hasta el día siguiente.

El 29, reanudaron la marcha. La nieva había sido derretida. Cruzan la estancia Palcamayo. Luego se encuentran con unos roquedales a los cuales deben dinamitar. Habían llegado a las cercanías de Culluhuay.


Del 30 de octubre al 4 de noviembre:

Llegaron a Yantac. Los vecinos portando antorchas y banderas, hacían calle para el paso del automóvil. Partieron al amanecer del 31. La mañana se presentaba serena y promisoria. Los vecinos de Yantac, se ofrecieron a ayudarles, para superar la subida a EL ESCALÓN. 

A las 6 de la tarde, lograron llegar a la parte mas alta del recorrido, la cima de la Cordillera "La Viuda". Los raidistas emocionados, entonaron nel Himno Nacional. Estaban a cinco mil metros de altura sobre el nivel del mar. A partir de allí, tocaba solo descender. Llegada la noche, acamparon en una hondonada. Luego de la cena, se entonaron unas mulizas cerreñas, mientras en lo alto de los cielos, las estrellas brillaban como nunca.

A las dos y quince del día 2 de noviembre,  llegaban a Culluhuay. Los moradores cubrieon al FORD de cadenetas de papel y flores. Los raidistas estaban triunfantes. Ocurre un hecho conmovedor. Una anciana se abre paso entre la muchedumbre, llega hasta don Manuel Oyarzábal y le hace entrega de un hermosísimo ramo de rosas rojas y, con su voz cansada dice:

-Ahora si, puedo morirme. Ya conozco el automóvil y ustedes me lo han traído,... ¿Que Dios les bendiga! ... La gente aplaudió.

La escuela de la localidad, organizó una velada en homenaje a los cerreños, hubo poemas, danzas, discursos y regalos. Los expedicionarios, se retiraron temprano a descansar, había que partir al día siguiente. Fueron escoltados por 45 culluhuayinos quienes brindaron soporte para superar las pendientes y los peñascos. Al anochecer, llegaban a orillas del río Chillón.

Era ya el 4 de noviembre. Tuvieron que efectuar cinco explosiones, a fin de procurar el paso para el FORD. Desde una explanada, divisaron Canta, Obrajillo, Pariamarca, San Miguel, estaban a solo cuatro kilómetros de la capital de provincia. Pernoctaron.


En Canta:

¡Que viva Cerro de Pasco! ¡Que vivan los cerreños!

Acompañados por las autoridades, ingresaron a Canta. Hubo sesión de consejo y agasajos. Partieron el día 6 de noviembre. El 8, acometieron el paso llamado PASAJE DEL DIABLO, un cañón de dificil acceso.



El FORD T y los Raidistas en Canta


El día 10, arribaron al GRAN PACRON, un abismo terrible. Mientras observaban sus posibilidades para avanzar, fueron abordados por Rosendo Icochea, ingeniero encargado de la construcción de la carretera Lima-Canta.

-Yo creo que hasta aquí llegó la osadía, señores. Ningún vehículo puede pasar al otro lado, sólo lo pueden hacer los hombres y con gran dificultad. De esta manera es como trabajamos, este abismo tiene cuatrocientos metros de luz y va pasar mucho tiempo para que empalmemos ambos extremos, mediante un puente.

Cualquiera se hubiera desanimado ante esa afirmación del técnico.

-¡Nosotros lo pasaremos!- dijo resueltamente don Teobaldo Salinas.

Durante siete horas y media, los emprendedores y empeñosos raidistas, desafiaron las leyes de las posibilidades. A las 7 y 30 de la noche, habían logrado salvar ese abismo. Habían realizado la tarea que parecía imposible.


Día 11 de noviembre:

Partieron ya por carrtera. A las dos de la tarde, ingresaron a Yangas, y posteriormente a las cinco, entraban a Lima. Camarógrafos de cine, periodistas, fotógrafos y autoridades los esperaban en la entrada de Repartición y Malambo. Luego se dirigieron al Ministerio de Fomento, para presentar su saludo al ministro y de allí a Palacio de Gobierno donde dieron cuenta al presidente Augusto B. Leguía de los pormenores de su hazaña.

Fueon homenajeados en el Touring Automóvil Club del Perú.


Regreso:

Partieron de vuelta a Cerro de Pasco el día 14 de noviembre de 1925. Era una hazaña que el pueblo nunca olvidará. 

"El domingo 30 de octubre de 1932, en el marco de una gran algarabía popular, se inauguraba una obra monumental que es clara y patente muestra de lo que puede conseguir un pueblo decidido. Nos estamos refiriendo al camino carretero que partiendo de Cerro de Pasco llega a Lima, después de trasmontar la cordielera de 'La Viuda' y tocar el poblado de Canta. " (La Travesía, Cesar Perez Arauco. Año 1985. Página 105).


Amigos a la fecha, se tiene un proyecto de mejora de esta carretera. Es un anhelo que las poblaciones beneficiarias claman para que no se postergue por mas tiempo.


Trazado actual de la carretera Cerro de Pasco-Canta-Lima:





Fuentes de Información:

1) Huellas de Luz, de César Pérez Arauco. Ediciones El Pueblo. Editorial San Marcos EIRL. Año 2009. Páginas 331 a 382. De esta libro, proceden las dos fotos en blanco y negro, con los raidistas y el Ford T. 

2) La Travesía de César Pérez Arauco. GRAFI SA. Año 1985. Páginas 105 a 137.


Saludos.




3 comentarios:

Luna de Plata dijo...

Buena reseña historica y me siento muy orgullosa de que mi bisabuelo hayan participado en dicha travesia,El fue Antonio Beloglio y su Hermano Juan Manuel Beloglio,es un honor para mi saber que desciedno de personas tan valientes y decidas.Gracias.

Carlos T dijo...

Hola Luna de Plata,

Pues muchas gracias por la visita y también por el comentario. ¿Usted conocía de esta historia? ¿cómo es que llegó hasta el blog Energicentro?

Saludos
Carlos el baterillero

Carlos T dijo...

Hola Luna de Plata,

Pues muchas gracias por la visita y también por el comentario. ¿Usted conocía de esta historia? ¿cómo es que llegó hasta el blog Energicentro?

Saludos
Carlos el baterillero