¡Estamos en febrero del 2017 y este Blog está totalmente activo!

lunes, enero 06, 2014

Las baterías modernas de automóvil


Para poder cumplir satisfactoriamente las rudas exigencias de los coches actuales, posteriores a la Segunda Guerra mundial, desde 1950 han aparecido acumuladores que si bien es cierto que esencialmente no difieren de los anteriores, tienen una serie de perfeccionamientos que los hace más aptos para cumplir su misión. Entre estos detalles merecen citarse la estructura de las rejillas para formar las placas; separadores hechos con maderas tratadas previamente por procedimientos químicos para hacerlas más aptas a su funciones, y ranuradas de forma que permitan el deslizamiento de las partículas de materia activa desprendidas a consecuencias de las descargas bruscas ocasionadas por el motorcito de arranque; cajas de caucho vulcanizado con un tratamiento especial que produce compartimentos estancos sin fisuras ni agujeros microscópicos que actúan como verdaderos cortocircuitos entre los elementos de cada batería; sistemas de nervios en el fondo del recipiente que no sólo permite el apoyo de las placas sino que, además, deja en libertad para la dilatación lineal de cada placa, independientemente. Perfeccionamiento en el sistema de reunión de las placas en el peine de plomo y disposición más segura para el borne de conexión; mejoramiento del sistema de ventilación, formando una cámara de recepción y expulsión; tapones perfeccionados que facilitan la inspección de las baterías; mayor solidez de todos los elementos dando así mayor robustez a su conjunto.

Por consiguiente; si bien es verdad que aparentemente las baterías son iguales que las de hace unos cuantos años, difieren notablemente en todos sus detalles constructivos y gracias a esos perfeccionamientos ha sido posible que los acumuladores de 6 voltios sigan cumpliendo su cometido en los coches modernos, entregando varias veces más de energía de la que se les exigía antes de poseer la multiplicidad de aplicaciones actuales.


Fuente: La literatura se obtuvo del libro: Tratado Práctico de ACUMULADORES ELÉCTRICOS del Ing. Agustín Riu. Año de edición 1958

No hay comentarios.: