¡Estamos en agosto del 2017 y este Blog está totalmente activo!

martes, julio 23, 2013

Tipos de placas



Actualmente se ha evolucionado tanto en el proyecto de nuevos tipos de placas que así como se consideró revolucionario el paso de transición de la placa maciza a la hecha con frágiles rejillas, aún más lo ha sido el de las placas más modernas, que de placas no tienen más que el nombre, pues, en realidad han desaparecido: son bolsas o recipientes de materia activa, para que realizen en las mejores condiciones posible su misión de agentes electroquímicos.

Entre los diversos tipos de placas actualmente en uso citaré los siguientes:

a) Grandes baterías estacionarias.- Son placas macizas, de plomo dulce puro y acostumbran a tener una superficie de, al menos, un metro cuadrado por cada cara y pesan más de una tonelada. La Fig. 54 representa una placa positiva, en forma de estría horizontales, aumentando unas diez veces la superficie de contacto entre el plomo y el electrolito. La Fig. 55 representa una placa negativa: es un prisma macizo al cual se han hecho muchos agujeros en los que se coloca materia activa.

b) Baterías para autos.- Es el tipo más común de acumulador y el que tiene mayor interés para construirlo en cantidades más o menos importantes. Sus placas están hechas con rejillas y materia activa prensada.

c) Baterías modernísimas.- Las placas de estas baterías reúnen la doble condición de que en el mínimo de espacio contienen el máximo de materia activa y resisten los esfuerzos mecánicos; estas placas son verdaderos depósitos de sustancias químicas en forma de tubo, paquetes enrollados, etc., reunidos en armazones a cuyo conjunto se le da el nombre de placa.

Las placas positivas están formadas por una serie de tubitos de goma dispuestos verticalmente en un armazón rectangular. En el medio de cada tubito, formando como su eje, hay un conductor metálico a cuyo alrededor se coloca la materia activa, en forma pastosa; una gran cantidad de pequeños agujeros en todo lo largo del tubo aseguran el paso del electrolito a su través sin que se escape la materia activa: actualmente se construyen placas formadas de esta manera, del número de tubitos que se quiera, dando tan buen  resultado que se utilizan en las baterías que realizan los trabajos más rudos: proporcionan la energía para mover locomotoras eléctricas, accionan maquinaría pesada, producen la tracción de camiones de gran tonelaje, etc.

Conviene tener presente que cuanto acabo de explicar se refiere a las placas positivas, las negativas siguen utilizando las estructuras representadas en la Fig. 45.

Hay otro tipo de placas positivas; estan hechas con una plancha de plomo a la cual se han hecho una serie de orificios circulares de bastante diámetro; en ella se alojan unas tiras estriadas enrolladas en forma espiral, colocando entre las estrías la materia activa. Como que estos rollos quedan en posición horizontal, fuertemente apretados en los taladros de las placas, resulta que la materia activa no puede caer, formándose así un tipo de placa positiva.

Los dos sistemas presentados resumen la oración técnica de las baterías modernas: a) hacer placas negativas con rejillas; b) construir placas positivas con grandes cantidades de materia activa colocada en recipientes tubulares y helicoidales. Así se evita su desintegración, pues las placas positivas son las que mas sufren cuando se someten las baterías a un trabajo fuerte y continuado.




Fuente: La literatura se obtuvo del libro: Tratado Práctico de ACUMULADORES ELÉCTRICOS del Ing. Agustín Riu. Año de edición 1958

Saludos amigos.

No hay comentarios.: